martes, 29 de junio de 2010

APRENDIENDO CON MIGUEL HERNÁNDEZ (XVI) Trabajo colaborativo Abrucena-Macael. 2010


Ana Domingo (Macael)




Susana (Abrucena)


A MI HIJO

Te has negado a cerrar los ojos, muerto mío,
abiertos ante el cielo como dos golondrinas:
su color coronado de junios, ya es rocío
alejándose a ciertas regiones matutinas.

Hoy, que es un día como bajo la tierra, oscuro,
como bajo la tierra, lluvioso, despoblado,
con la humedad sin sol de mi cuerpo futuro,
como bajo la tierra quiero haberte enterrado.

Desde que tú eres muerto no alientan las mañanas,
al fuego arrebatadas de tus ojos solares:
precipitado octubre contra nuestras ventanas,
diste paso al otoño y anocheció los mares.

Te ha devorado el sol, rival único y hondo
y la remota sombra que te lanzó encendido;
te empuja luz abajo llevándote hasta el fondo,
tragándote; y es como si no hubieras nacido.

Diez meses en la luz, redondeando el cielo,
sol muerto, anochecido, sepultado, eclipsado.
Sin pasar por el día se marchitó tu pelo;
atardeció tu carne con el alba en un lado.

El pájaro pregunta por ti, cuerpo al oriente,
carne naciente al alba y al júbilo precisa;
niño que sólo supo reir, tan largamente,
que sólo ciertas flores mueren con tu sonrisa.

Ausente, ausente, ausente como la golondrina,
ave estival que esquiva vivir al pie del hielo:
golondrina que a poco de abrir la pluma fina,
naufraga en las tijeras enemigas del vuelo.

Flor que no fue capaz de endurecer los dientes,
de llegar al más leve signo de la fiereza.
Vida como una hoja de labios incipientes,
hoja que se desliza cuando a sonar empieza.

Los consejos del mar de nada te han valido...
Vengo de dar a un tierno sol una puñalada,
de enterrar un pedazo de pan en el olvido,
de echar sobre unos ojos un puñado de nada.

Verde, rojo, moreno: verde, azul y dorado;
los latentes colores de la vida, los huertos,
el centro de las flores a tus pies destinado,
de oscuros negros tristes, de graves blancos yertos.

Mujer arrinconada: mira que ya es de día.
(¡Ay, ojos sin poniente por siempre en la alborada!)
Pero en tu vientre, pero en tus ojos, mujer mía,
la noche continúa cayendo desolada.


COMENTAMOS LA POESÍA

Este poema como bien dice el título va dedicado a su hijo; que después de la muerte (murió a los diez meses) ya no es lo mismo. Yo creo que este poema fue escrito en 1938 porque fue el año en el que murió su hijo. Lo que más me ha gustado del poema ha sido cuando le da ánimos a su mujer aunque estén muy tristes.
Ana Domingo (Macael)

Estamos de acuerdo con ella porque el poema va dedicado a su hijo. Creemos que lo escribió cuando ya había muerto o cuando estaba a punto de morir.
Todas las estrofas son cuartetas porque riman el primer verso con el tercero y el segundo con el cuarto. Casi ningún verso tiene la misma medida solo algunos coinciden.
Lo que más nos ha gustado ha sido que le dedica la poesía a su hijo que murió muy pequeño.

María Luisa y Susana (Abrucena)


POR ÚLTIMO, RECITAMOS

Podcast de Ana Domingo:

Podcast de Susana y María Luisa:


Si deseas visitar el blog de la otra clase, puedes hacerlo aquí.