martes, 25 de mayo de 2010

APRENDIENDO CON MIGUEL HERNÁNDEZ (V) Trabajo colaborativo Abrucena-Macael.


María José (Macael)


Andrea (Abrucena)


EL SILBO DEL DALE

Dale al aspa, molino,
hasta nevar el trigo.

Dale a la piedra, agua,
hasta ponerla mansa.

Dale al molino, aire,
hasta lo inacabable.

Dale al aire, cabrero,
hasta que silbe tierno.

Dale al cabrero, monte,
hasta dejarle inmóvil.

Dale al monte, lucero,
hasta que se haga cielo.

Dale, Dios, a mi alma
hasta perfeccionarla.

Dale que dale, dale
molino, piedra, aire,
cabrero, monte, astro,
dale que dale largo.

Dale que dale, Dios,
¡ay!
Hasta la perfección.

Miguel Hernández


COMENTAMOS LA POESÍA

En este poema Miguel Hernández quiere decir que las cosas tienen su función y tenemos que darle todo lo que se le pueda a la naturaleza hasta perfeccionarla y después pide a Dios que haga nuestra vida como las de todos y todas, que no sea triste y que la haga perfecta.

María José (Macael)

A mí me parece que en este poema Miguel Hernández quiere expresar que está alegre. Porque habla del campo que por su padre lo conoció. Estoy de acuerdo con Mª José en que tenemos que darle a la naturaleza todo hasta perfeccionarla porque si no tenemos naturaleza nos podemos morir porque las plantas fabrican oxígeno y si no tenemos oxígeno nos morimos.

Habla sobre el campo y los molinos. Seguramente lo escribió en la época que estuvo en el campo. Me parece que lo escribió en primavera porque habla del campo y las flores.

Tiene rimas asonantes. Los versos van de siete en siete. Riman el primer verso con el segundo en algunas estrofas.

Este poema me gusta mucho porque a mí el campo me gusta y si yo pudiera estaría allí todos los días.

Andrea (Abrucena)


POR ÚLTIMO, RECITAMOS

Podcast de María José:







Ir a descargar

Podcast de Andrea:



Ir a descargar

Si deseas visitar el blog de la otra clase, puedes hacerlo en este sitio.